La menor declararía en cámara Gesell, porque tras detectarse su embarazo de siete meses, «no habló en ningún momento». El responsable del abuso sería se padrastro, quien posee «antecedentes de abuso sexual».

En el marco de las investigaciones por el caso de una menor de 13 años con un retraso mental y embarazada de siete meses, tras ser sometida por quien sería su padrastro, desde el Centro Integral de Ayuda Familiar Federación (CIAF) confirmaron que la fiscal interviniente ya pidió el pasado viernes que la víctima declare en cámara Gesell.

La responsable del CIAF, Margarita Zerda, confirmó a 7Páginas: «Todo se inició cuando la menor fue al centro de salud municipal Evita a realizarse un control, y ahí es cuando se detecta que estaba embarazada».

La menor de 13 años tiene una discapacidad referente a un retraso madurativo, «que a simple vista no se ve».

Por otro lado, Zerda, aclaró que desde el pasado jueves «la madre acompañó la denuncia, porque la niña no habló en ningún momento y ahora lo va hacer en cámara Gesell».

En la oportunidad, la funcionaria municipal destacó que se las actuaciones de realizaron de acuerdo al protocolo de actuación en casos de abuso sexual infantil.

«Lo primero que se hace es observar qué adultos masculinos hay en la casa, y en este caso las miradas apuntaron al padrastro, un hombre con antecedentes de abuso sexual, a quien preventivamente, el mismo día jueves, se lo excluyó del hogar», ratificó la responsable del CIAF.

«De ahora en más, habría que trabajar más con aquellos círculos familiares donde hay hombres con antecedentes de abuso sexual, porque estas personas son perversas y vuelven a cometer el mismo delito, entonces hay que alertar a la población», dijo Zerda.

DEJA UNA RESPUESTA