Se llama Roberto Gómez y hace más de 20 años que es pescador artesanal. Todos los días, en su pescadería, ofrece pescado fresco a sus clientes, que el mismo trae del río Uruguay. Durante este jueves, sacó semejante ejemplar.

Gómez vive en Gualeguaychú y durante este jueves, mientras realizaba su recorrida habitual, se llevó una gran sorpresa sacando una raya de más de 80 kilos. A pesar de su amplia experiencia, es la primera vez que saca un ejemplar de este tamaño.

 

Alegría y desafío

“Cuando fui a recorrer, me encontré que tenía una hermosa raya de ochenta kilos, y bueno, una alegría enorme porque semejante bicho en el río Uruguay no se saca todos los días”, el pescador.

Además, mencionó que “es la primera vez que sale algo así, porque en la malla reglamentaria, que es la 16, no entra una raya de estas”. Sin embargo, aclaró que lo que pasó es que “la raya se tragó una vieja del agua con malla y todo y se le trabó adentro”.

Pero el hallazgo, además de alegrarlo, le dio un enorme desafío, había que levantar semejante animal. “Andábamos con mi compañero de pesca y no la podíamos levantar, se nos hizo muy difícil por el peso que tenía, hasta que pudimos hacer unos agujeros y la logramos levantar”, señaló.

Es que, con lógica pura, dijo que “80 kilos es mucho, como si fuera una persona”.

 

Sale con fritas

Luego de llevarla a la pescadería, comenzó el proceso para transformar la raya en alimento. “La estoy cueriando, y quitando los vuelos, que son las partes de los costados que cada uno tiene siete kilos de carne más o menos”, detalló Gómez. Subrayando que “con eso hacemos milanesas, con las aletas se hacen estofados, chupín y mucho más”.

Diario Río Uruguay