Pedro «Pity» Arrúa expresó ante el tribunal que no está cómodo con su alojamiento en la cárcel de Gualeguaychú. Reclamó por las condiciones en las que debe vivir, por la lejanía de los baños y los problemas que tiene para recibir visitas.

Tras la larga primera jornada del jueves, el viernes dio inicio la segunda audiencia con algo de retraso; y previo al inicio del debate, se trató un reclamo presentado por «Pity» Arrúa, que tenía que ver con sus condiciones de alojamiento en la cárcel de Gualeguaychú.

Al parecer, según lo manifestado por Arrúa y publicado por 03442, no estaría cómodo en su lugar de alojamiento. El imputado reclamó por las condiciones en las que debe vivir, por la lejanía de los baños, las condiciones del lugar y los problemas que tiene para recibir a sus visitas.

El Tribunal, compuesto por Roberto López Arango y los vocales Sebastián Gallino y Mariela Rojas, intercedió ante el Servicio Penitenciario para intentar mejorar su permanencia en la Unidad Penal mientras dure el debate, pero no hubo una respuesta satisfactoria al reclamo del preso debido a la falta de lugar que tiene la cárcel de Gualeguaychú.

Arrúa es considerado un «peso pesado» del narcotráfico a nivel nacional, ya que ha sido nombrado en causas importantes, incluso por contrabando de drogas. Fue encerrado el 25 de noviembre de 2016 por un transporte de 40 kilos de marihuana. Esta droga fue hallada oculta en el motor de un camión, en un control que realizó la Gendarmería Nacional en el cruce de las rutas 14 y 20 en Gualeguaychú. Pero Arrúa no iba en el vehículo, sino que fue sindicado como autor intelectual de la operación narco.

Pero su punto más alto en la escalada delictiva la logró en 2009, cuando fue procesado en la famosa causa de «la ruta de la efedrina». Se lo vinculó con el tráfico ilegal de este precursor químico y las vías de tránsito para contrabandearlo desde Argentina hacia México, vía Paraguay. El 12 de marzo de 2009 fue detenido por el juez de Zárate-Campana, Federico Faggionato Márquez, por integrar la organización que estaría liderada por Jesús Martínez Espinosa, el hombre conocido como El Zar de la Efedrina, y acusado de ser quien instaló en la localidad de Ingeniero Maschwichtz, en el Gran Buenos Aires, un laboratorio de drogas sintéticas.

Ese laboratorio estaría relacionado con el triple crimen de General Rodríguez, en el que fueron asesinados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. Por el triple crimen fueron condenados a prisión perpetua Víctor y Marcelo Schillaci, y los hermanos Cristian y Martín Lanatta. Finalmente, Arrúa quedó desvinculado de aquella causa.

La última vez de Arrúa en Gualeguaychú

Una organización narco criminal dirigida desde la Unidad Penal N° 2 de Gualeguaychú, que tenía como principal actividad el comercio de estupefacientes y el tráfico de divisas, fue desbaratada en septiembre del año pasado tras en una serie de allanamientos efectuados en las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Según publicó ElDía, la organización delictiva era dirigida por Pedro Amadeo ‘Pity’ Arrúa, un capo narco misionero condenado por tráfico de marihuana en Córdoba, que se encuentra alojado en la cárcel de Gualeguaychú, y cuyo nombre sonó en causas de contrabando y hasta en la Ruta de la Efedrina.

El Once