El mandatario saliente del Uruguay se manifestó contrario a la medida impuesta por Argentina, aunque destacó que fue aprobada por el Congreso Nacional. El Ministro de Turismo argentino se comprometió a rever la medida en 180 días», dijo.

El presidente saliente del Uruguay, Tabaré Vazquez, abordó a primera hora de la mañana de este sábado el yate oficial de la Armada Uruguaya «COMAR» para realizar, por segunda vez en todo su mandato, una excursión de pesca. A su regreso al puerto de Punta del Este, mantuvo un cordial diálogo con Infobae durante el cual abordó algunos temas candentes de la relación entre ambos países.

Ante la pregunta sobre la imposición de un tributo del 30% a los gastos que los argentinos realicen en el exterior, el mandatario uruguayo respondió: «Creo que no deberían existir [medidas arancelarias entre países miembros del Mercosur]. Fue tomada esta decisión por un proyecto de ley que mandó el Poder Ejecutivo argentino al Parlamento por cinco años, donde se piden varios aspectos a controlar para tratar los problemas económicos que tiene la población. El Presidente de argentina no tiene más remedio que aplicar la ley que el mismo envió. Bueno, fueron de aquí Uruguay representantes de la Cámara Uruguaya de Turismo, hablaron con las autoridades competentes, y obtuvieron lo que uno pensaba que podían obtener, quizás una flexibilización del tiempo. Y se comprometió el Ministro de Turismo (Matías Lammens) de que en 180 días rever la situación. Veremos lo que pasa», dijo a Infobae.

Presidente, su sucesor, Luis Alberto Lacalle Pou, ha anunciado su intención de fomentar la radicación de al menos 100.000 argentinos en Uruguay. ¿Qué opina al respecto?

-Usted sabe que ese es un pensamiento, una propuesta, que tiene décadas en el Uruguay, lo recuerdo incluso durante mi gobierno anterior y luego durante la gestión de «Pepe» Mujica, que proponía traer, y trajo, familias sirias de Medio Oriente a radicarse aquí. Bueno la experiencia no fue exitosa como se esperaba, pero Uruguay hace estos intentos por atraer inmigrantes porque tenemos un problema de poca población. Somos tres millones y medio de habitantes. Si tuviésemos un mercado interno de seis millones de habitantes sería muy diferente, sería el motor de la economía. Ahora no es una cosa fácil, veremos si el presidente Lacalle Pou tiene éxito.

¿Qué rescata usted al término de su gobierno de la relación de Uruguay con Argentina?

-Nosotros hemos dicho siempre, personalmente lo he dicho varias veces, aquí, y al otro lado del río, que hay dos niveles de relación entre uruguayos y argentinos. Uno, que creo es el más importante, está dado a nivel de la ciudadanía y no podemos olvidar que luego de Montevideo la ciudad en el mundo con más uruguayos es Buenos Aires, hay casi medio millón de uruguayos viviendo en Argentina. Gracias a lo que el hermano pueblo de Argentina les ha dado a esos compatriotas, algo que Uruguay no les daba, les dio trabajo, les dio vivienda, formaron su familia en Argentina, tienen hijos que son argentinos, todo eso gracias a la generosidad del pueblo argentino. También hay argentinos que están viviendo acá, han hecho inversiones importantes, sobre todo en el sector agropecuario… esa relación se ha mantenido siempre firme y yo creo que se seguirá manteniendo así. Ahora, hay otro nivel de relación que es el que se da a nivel de los gobiernos y cada gobierno debe defender el interés de su país; es lógico, es natural. Esto hace que a veces puedan existir acuerdos, encuentros y otras veces lleva a que puedan existir desencuentros. Lo mejor es transitar entre los gobiernos un camino de diálogo, de conversación, de respeto mutuo y de concesiones cuando realmente se puedan hacer. Creo que esa es la directiva que se debe seguir y durante muchos años se ha seguido. Con el gobierno del ingeniero Macri tuvimos una muy buena relación y creo que con Alberto Fernández la vamos a tener. Estoy seguro que el próximo presidente, Lacalle Pou, está en la misma sintonía.

Flanqueado por una reducida comitiva y recibido en el muelle deportivo por el Prefecto del Puerto de Maldonado, Capitán de Navío Hernán Lavandera, Tabaré Vázquez abordó además temas de la realidad de su país. Ante la consulta de periodistas locales, el mandatario expresó su satisfacción por la marcha de la transición -entregará los atributos del mando a su sucesor el 1° de marzo- y al ser consultado sobre reclamos de la actual oposición relativos a la venta de activos del Estado -entre los que se encuentra el propio yate a bordo del cual dialogó con la prensa-, respondió: «Las nuevas autoridades estarán en todo su derecho de hacer lo que crean conveniente. Ahora, si me piden mi opinión, yo no lo haría».

Ya en tierra firme, el mandatario recibió varias muestras de apoyo y se prestó gentilmente a la requisitoria de turistas y trabajadores del puerto que deseaban tomarse fotografías con él.

Infobae