Los vecinos volvieron a mostrarse activos y pretenden dar pelea en la defensa de los humedales y el medio ambiente en general.

Tras conocer la “no objeción hídrica” favorable que tuvo el proyecto de parte de la Dirección de Hidráulica de la provincia, rápidamente se movilizaron en la defensa de los humedales donde se propone la creación de un barrio náutico.

Hace dos años, después del conflicto que se dio por el proyecto de barrio náutico Amarras, en Pueblo Belgrano, Gualeguaychú, un emprendimiento de similares características comenzó a gestarse en Concepción del Uruguay, el Rincón de Urquiza. Finalmente fue interrumpido por no haber cumplido con las tramitaciones exigidas, y días atrás volvió a ser noticia porque la iniciativa del barrio náutico privado instalado sobre la zona costera de La Histórica habría obtenido la “no objeción hídrica” de parte de la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos.

En esta instancia, la no objeción de parte del organismo provincial implicaría aspectos puramente técnicos referidos al comportamiento del río o la modificación de cotas inundables, entre otros puntos específicos, pero que no sería eso la autorización definitiva para la construcción del barrio.

 

La lucha ambiental

Grupos ambientalistas y vecinos preocupados por los humedales desde el primer día alertaron sobre lo ocurrido y hoy, dos años después, al darse a conocer la noticia de la autorización provincial, retoman la lucha en pos del cuidado del medioambiente.

Hace solo un par de meses, una serie de movimientos de tierra en el lugar motivaron la presencia inmediata de grupos ambientalistas que trataron de impedir la continuidad de las obras que serían, según dijeron en el lugar, sólo para afirmar un camino de acceso a una propiedad privada.

Ahora una vez más, volvieron a reunirse generando un foro regional que busca concientizar sobre los desastres ambientales que producirían este tipo de iniciativas. Fue el pasado lunes en la sede de ATE de La Histórica. El encuentro, convocado por los «Vecinos por los humedales de Concepción del Uruguay» contó con la participación de asambleas, organizaciones, docentes universitarios y otras personas interesadas en la materia, quienes se hicieron presentes desde Gualeguaychú, Pueblo Belgrano, Colón, San José más los locales.

Tras el encuentro y en diálogo con colegas del diario local La Calle, Javier Acosta integrante del grupo ‘Vecinos por los humedales de Concepción del Uruguay´, brindó detalles del encuentro y los pasos a seguir.

En primer lugar, respecto del encuentro, señaló: “Nosotros invitamos a armar un foro regional en el que podamos plantear las problemáticas que hay en la zona. Tenemos el antecedente de lo que fue el club náutico Amarras de Pueblo Belgrano que se acercaron a la reunión para contarnos sobre los antecedentes de cómo se manejaron ellos, lo que les pasó con el club náutico en Gualeguaychú”. “Vinieron personas que encabezaron la lucha, también una de las abogadas de lo que fue el caso Amarras. Gente de grupos ambientalistas de Colón, la gente del arroyo Perucho Verna de San José que están con una problemática similar, y con varias causas que vienen pasando en relación a que los desarrolladores inmobiliarios están queriendo hacer en todo lo que es el Litoral y la costa del Uruguay”, agregó y aseveró: “y en este tiempo uno de los lugares que más en peligro está es Concepción del Uruguay con la construcción del barrio náutico Rincón de Urquiza”. Consultado sobre el desarrollo del encuentro Acosta dijo: “Más que nada la reunión se basó en contar lo que cada uno de ellos en sus ciudades tuvieron como acciones, antecedentes, asesorarnos un poco sobre lo que podría pasarnos a nosotros; y a su vez nosotros contarles desde el grupo que tenemos, desde hace dos años, con la intención de hacer el barrio náutico Rincón de Urquiza que se los venimos parando con nuestras herramientas”. “Nosotros siempre estamos apoyados con las leyes que nos amparan, guiándonos en principio por el Código de ordenamiento urbano que no permite hacer construcciones dentro de las áreas naturales, llamadas RN y después todo lo que es educación ambiental que lo venimos trabajando desde el inicio con charlas en las escuelas, participando en actividades ambientales, en festivales y demás”, agregó.

Desmentida

El predio para el emprendimiento está delimitado por la denominada Boca Falsa, el arroyo Molino y el camino a Banco Pelay, pasando frente a los clubes náuticos de la ciudad. Al estar comprendido en el ejido urbano de Concepción del Uruguay, será esta la encargada de aprobar su ejecución, por lo que se aguarda el tratamiento de este proyecto, tanto a nivel Ejecutivo como desde el Concejo Deliberante.

“Esto comenzó porque se dio el avance justamente a partir de que el señor a cargo de la obra o que está a cargo de la venta de los lotes en el proyecto de barrio náutico Rincón de Urquiza de apellido Segovia estuvo difundiendo sobre el permiso que le dieron desde Hidráulica de la provincia y contando como siempre desde su lugar, que es entendible, todo lo que estarían logrando en base a eso”, señaló Acosta y agregó: “Nosotros a partir de eso esperamos un tiempo que se terminara esa seguidilla de publicaciones, para comenzar a difundir correctamente, esperando que los medios entiendan la importancia de difundir mejor información del tema, y desmentir lo que dijo ya que no es algo verdadero, y es que no tienen un permiso para construir el barrio náutico que es lo que se desinforma a la gente. La provincia no tiene injerencia en las decisiones del municipio. El único que puede tomar la decisión en el municipio y más específicamente Planeamiento Urbano quien debería tomar la decisión de ello. O bien que el Concejo Deliberante vote y modifique el Código de Ordenamiento Urbano justamente en esta parte, que son las RN (Reservas Naturales)”, señaló.

Trabajo con el Estado

El primer intento de aprobación fracasó hace dos años tras la negativa surgida desde el propio Poder Ejecutivo y se desestimó la iniciativa. Desde el grupo ambiental, desde ese entonces a esta parte ha mantenido contacto con el Estado, a través de esa área y en esta nueva gestión municipal se incluyeron al grupo los secretarios de la cartera Salud Ambiental. “Nosotros estamos en contacto permanente con la Municipalidad, de hecho en el grupo de Protección por los Humedales tenemos dos funcionarios municipales que pertenecen al Área de Salud Ambiental precisamente”, dijo y agregó: “Además también hemos enviado antes notas especificando las problemáticas, por qué no se puede construir en ese lugar, el desastre ambiental que implicaría la construcción de ese barrio, el daño al ecosistema del lugar, y todos los detalles por los cuales no construirlo”: Respecto de los funcionarios que hoy integran el grupo declaró: “Son dos personas que además tienen conocimiento en el tema, sobre todo Francisco Savoy que además de ser el Secretario de Salud Ambiental tiene mayor conocimiento específicamente en lo que respecta a los humedales y sus cuidados, y destacar que por primera vez en la historia el municipio cuenta con una persona idónea en el área de Salud Ambiental”

 

Los pasos a seguir

Respecto de lo que se planteó como trabajo a futuro Javier señaló: “se reafirmó la idea de continuar con las jornadas de concientización sobre humedales, nos vamos a volver a reunir en Pueblo Belgrano el próximo 3 de febrero y queremos seguir trabajando”.

“Y después otro de los puntos que planteamos es una vez que comiencen las sesiones ordinarias hacer uso de la banca del pueblo para poder trabajar desde ese lugar también”, agregó.

 

Opinión pública

En relación a las distintas posturas frente a la aparición de estos proyectos de desarrollo urbano, Javier Acosta indicó que: “Lo que sí nosotros siempre queremos dejar en claro, y sobre todo para la ciudad toda, es que sabemos que hay gente a favor de la construcción del barrio náutico porque podría dar trabajo, o por simplemente porque quiere tener un barrio en ese lugar y muchas personas también que no están de acuerdo con el barrio; es que nosotros siempre planteamos que no vamos en contra del desarrollo, en contra del avance de la ciudad, sino que estamos cuidando los recursos de la ciudad”. “Nosotros no luchamos por algo para mejorar, sino que se cuide lo que está. Imagínense que al paso de este tipo de desarrollos en la costa del Uruguay y el Litoral hagan uno, dos y lleguen a cinco, seis barrios náuticos los humedales ya no existirían más”, concluyó.

Crédito: La calle