El Gobierno Nacional reconoció que está “revisando el tema de los ómnibus de doble piso” ante la presencia de “muchos accidentes o muchas situaciones críticas” que podrían ser “el resultado de deficiencias tecnológicas o de diseño” de esas unidades de transporte de larga distancia. La cuestión fue abordada por el ministro de Transporte, Mario Meoni, quien adelantó que van “a revisar el tema” y no descartó la posibilidad de ingresar “en una etapa de reconversión de este tipo de unidades” mediante “una nueva reglamentación” para garantizar la seguridad de los pasajeros. Prototipos de esos vehículos fueron sometidos en junio de 2009 a “un ensayo de estabilidad estática” por ingenieros del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que los consideró aptos si cumplían determinadas normas de seguridad.

El cuestionamiento a los micros de dos pisos se reflotó a partir de un par de accidentes -con vuelcos y víctimas-, ocurridos a fines del año pasado en la Autovía 2. Una fuente del Ministerio aclaró que lo que se está haciendo es “asumir que hay un problema, que antes no se asumía como un problema, para poder trabajarlo, analizarlo y después, si es necesario, analizar la cuestión financiera, la inversión, pero lo que se hace por ahora es analizar la cuestión técnica” para poder hacer un diagnóstico fundado, publicó el diario Página/12.

Meoni recordó que “como en todas estas cuestiones, hay biblioteca a favor y en contra, pero creemos que de la misma manera que se ha podido determinar que una cierta tipología de aviones no puede volar por cuestiones de seguridad, también hay unidades que tienen debilidades desde el punto de vista de su diseño, por lo que estamos trabajando para que haya una nueva reglamentación y podamos modificarlo”.

La decisión de revisar la operatoria de los micros de doble piso surgió a partir de dos accidentes recientes en la Autovía 2. Uno ocurrió el 28 de noviembre, cuando un ómnibus que trasladaba a egresados de una escuela de Benavídez volcó en el kilómetro 141, cerca de Lezama, donde fallecieron dos niñas de 11 y 12 años. El segundo fue el 27 de diciembre, cuando otro micro de doble piso se salió de la ruta cerca de Vivoratá. Más de la mitad de sus 56 ocupantes resultaron heridos.

Meoni hizo declaraciones en la Terminal de Ómnibus de Retiro, en el acto de incorporación de 20 vehículos recuperados a la flota de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Los móviles servirán para sumar procedimientos de control y fiscalización en todo el país. El ministerio dijo que se podrán realizar 1200 controles más por día, hasta alcanzar 69.500 fiscalizaciones durante el operativo “Disfrutá Viajar”, dispuesto para reforzar la seguridad vial en el verano.

En 2009, para analizar “si la situación del centro de gravedad” de los micros de dos pisos era “lo suficientemente segura al vuelco”, el INTI realizó un ensayo a través del departamento Automotor. En ese momento, el coordinador de esa dependencia, Osvaldo Zannoni, señaló que las normas europeas en la materia “dan por aprobada la cualidad de seguridad del micro en la medida que supere el parámetro de 28 grados de inclinación para ambos laterales, sin volcar o sin llegar a un equilibrio inestable”.

El estudio se hizo con micros de dos pisos a los que se les colocaron pesos de 70 kilos en cada uno de los asientos, para simular una situación con el pasaje completo. Luego, sobre un mecanismo especial creado para la ocasión, se los hizo balancear 28 grados hacia cada uno de los laterales. El resultado fue considerado satisfactorio. A partir de eso, la CNRT resolvió no habilitar las unidades cero kilómetro, que no satisfagan esos ensayos, a la vez que recomendó otras medidas de seguridad como el sistema ABS (antibloqueo de frenos), que regula en forma automática la presión de frenado dándole mayor estabilidad al vehículo.

El ingeniero Zannoni explicó en su momento que, en materia de seguridad, es necesario que los micros circulen a una velocidad de 90 y 100 kilómetros por hora como máximo. Los colectivos de larga distancia que circulan por el país transportan unos 60 millones de pasajeros por año, y cada unidad tiene un costo de unos 300 mil dólares.