Se aproxima una nueva temporada para los hermanos Bonelli y los trabajos no cesan en sus respectivos autos de Turismo Carretera. En el taller de nuestra ciudad se van iniciando los trabajos sobre los autos, mientras que paralelamente se abocan en reunirse con patrocinantes para renovar y sumarlos al proyecto de este año.

Tras el receso por las vacaciones, el equipo Bonelli Competición comenzó los preparativos para acondicionar los autos que arman y presentan en Turismo Carretera, en el taller de Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Los trabajos de reacondicionamiento se centran en el Chevrolet de Próspero, que pudo retornar en la última fecha disputada en Centenario, tras la reparación que se le hizo a la estructura debido al fuerte golpe que tuvo en Rafaela.

Situación similar se llevará a cabo en el Ford de Nicolás, el cual ya está siendo repasado para tenelo listo con miras a programar una prueba antes del inicio del campeonato de TC, el próximo 23 de febrero, en Viedma (Río Negro).

Paralelamente, ambos mantienen reuniones con patrocinantes a fin de renovar su vínculo y sumarlos para este año que nuevamente se vislumbra muy duro desde lo presupuestario.

La calle