La hipótesis firme es que se trata de un femicidio seguido de suicidio. Aún faltan algunas pericias para corroborarla. El hombre dejó una carta a modo de testamento y explicación.

Avanza la investigación en el caso de la pareja encontrada sin vida en un domicilio del Barrio San Isidro, de Concepción del Uruguay.

La causa está en manos de la fiscal en turno, doctora Albertina Chichi, quien ante el hallazgo concurrió a la casa de calle Urquiza 1014, a metros de calle Las Glicinas, junto al coordinador de fiscales, doctor Fernando Lomardi, el jefe de Policía, comisario mayor Miguel Pérez y el subjefe, comisario inspector Martín Galliard, el médico Forense Adrián Siemens y las División Criminalística e Investigaciones.

En la casa había indicios de un principio de incendio y un fuerte olor a gas porveniente de una garrafa abierta. En una habitación había sobre la cama dos cuerpos que más tarde fueron identificados como el de Eduardo Romero de 50 años, y el de Susana Pereyra de 35.

Desde un principio no se descartaron hipótesis sobre lo ocurrido dentro del inmueble, pero todo indica que se está ante un nuevo caso de femicidio seguido de suicidio, lo que debería ser corroborado con los elementos probatorios levantados en el escenario del horroroso hecho y los resultados de las autopsias a los cuerpos, practicadas en horas de la tarde en la morgue del hospital Urquiza.

Datos de la autopsia indican que la mujer no tenía cortes de arma blanca y que la causa de muerte habría sido asfixia, que pudo ser mecánica y que el deceso ocurrió antes que el de Romero, quien presentaba una herida de arma blanca en el vientre aunque no fue la causa de su muerte. Se indicó que el hombre falleció por inhalación de monóxido.

Según los investigadores aún restan los resultados anatomopatológicos de las muestras de órganos que se enviaron a Paraná y que determinarían se habrían ingerido sustancias.

 

Datos de la investigación y posibles móviles

El comisario Miguel Anselmo Pérez, jefe departamental de la policía departamental Uruguay, descartó que hayan participado terceros en la escena del crimen, por lo que fue desestimado un robo.

Se estima que el hecho ocurrió durante la noche, por dichos de un vecino que dijo haber sentido olor a quemado alrededor de las 3 de la mañana.

Relató que hubo un principio de incendio en la cocina que se apagó por falta de oxígeno y cubrió las paredes de hollín. En el lugar también se halló un bidón con combustible.

Sobre las personas se supo que el hombre era inquilino de la vivienda en la que vivía solo y tenía hijos mayores e independizados. En tanto la mujer era madre de tres hijos y tenía otro domicilio.

Pérez también confirmó que el hombre dejó escrituras y un escrito a modo de testamento indicando para quién era cada cosa y explicaba sus motivos para lo que sucedió.

03442 / La Calle

Escucha aquí ((GÉNESIS 102.5 FM)) Clásicos las 24 horas!