Para sobrevivir a la caída de ventas y el aumento de los costos, la empresa planea achicar la estructura.

La cadena de electrodomésticos Ribeiro solicitó el Procedimiento Preventivo de Crisis, con el fin de disminuir su estructura, en el marco de la caída de ventas y el aumento de costos. La empresa tiene sucursales en 18 provincias, entre ellas, Entre Ríos.

Una de las fortalezas de Ribeiro son los microcréditos que ofrecen a sus clientes. A partir del 2006, comenzó a implementar el negocio de créditos personales en efectivo, pero, la crisis actual, justamente golpea la venta de bienes durables y los créditos personales. La devaluación del peso junto a las altas tasas de interés de los bancos y la caída estrepitosa de las ventas complicaron su operatoria.

En el último balance anual realizado durante junio pasado, Ribeiro registró pérdidas por $249,3 millones. En este sentido, si se suma el balance parcial, cerrado en marzo pasado, las pérdidas ascienden a $686,3 millones. Retrospectivamente, a la misma altura del año anterior, sus pérdidas fueron de poco más de $59,2 millones.

La cadena planea achicar su estructura, compuesta por 85 sucursales que operan bajo la marca “Minicuotas Ribeiro”, distribuidas en 18 provincias, además de Capital Federal. Entre ellas, Entre Ríos.

Por otro lado, estiman que el panorama de Ribeiro no es tan alarmante, ya que por el momento no incurrió en demoras en los pagos de su deuda bancaria -que asciende a $967,6 millones- y no presenta cheques rechazados.

En las próximas semanas la empresa junto con el gremio de comercio y el de transporte tratarán de avanzar en un acuerdo frente a la justicia comercial en el marco del PPC. El recorte ya está en marcha y pronto habrá más novedades.

Ámbito