Es una creencia equivocada que podar el árbol de la vereda con la llegada del otoño resulta beneficioso, por cuanto supuestamente lo hará crecer más fuerte y rejuvenecerá con la llegada de la primavera. El único justificativo válido que existe para intervenir sobre los ejemplares, que son del espacio público, es sacar ramas que entorpezcan el tránsito de personas y vehículos, para mejorar la iluminación, construir veredas o para sortear los cables de tendido eléctrico, como así también ramas secas o muertas que se encuentren en el árbol.

El trabajo más complicado que tenemos es con los fresnos (fraxinus americana) ubicados frente a viviendas en lugar correspondiente al espacio público, y que por años han sido mal intervenidos y hoy debemos hacer una poda correctiva y de remediación, y en algunos casos no recuperables, extraer y reponer.

En lo que va de éste año llevamos 40 ejemplares implantados en el espacio público, a los cuales se les hace el seguimiento para su desarrollo normal. Y éste mes se implantarán 20 especies más.

Las extracciones han sido pocas e indispensables, por haber estado afectados los ejemplares en su ápice e interior por diferentes causas, por ejemplo caída de rayos y oquedades, lo cual provocó la muerte de madera de los mismos. Otra de las causas son los ejemplares que se encuentran bajo la línea de alta tensión. Si en estos casos no se interviene y se deja que el árbol muera de pie, corren riesgos las personas que circulan alrededor de los mismos y es deber del Municipio evitar riesgos a la ciudadanía.

Para mayor información, dirigirse al “corralón municipal” ubicado en calle 27 y 4, a la Dirección de Jardinería, Ornamentación y Arbolado.

Escucha aquí ((GÉNESIS 102.5 FM)) Clásicos las 24 horas!

DEJA UNA RESPUESTA