La joven fue asesinada con un arma de fuego por su concubino, quien intentó quitarse la vida al dispararse en la boca. El femicidio fue cometido en la casa que la pareja compartía con dos hijos de 6 y 8 años, en la provincia de Corrientes.

En la zona rural de Monte Caseros, en la provincia de Corrientes, se registró un brutal femicidio. Una mujer, oriunda Entre Ríos, fue asesinada con un arma de fuego por su concubino, quien luego intentó quitarse la vida al dispararse en la boca.

Debido a la gravedad de las lesiones que tiene, el homicida fue trasladado al Hospital Escuela de la Capital correntina donde permanece internado.

De acuerdo con las primeras averiguaciones, el trágico episodio sucedió ayer alrededor de las 14 en una vivienda ubicada en la Primera Sección Chacra, emplazada a unos 10 kilómetros de la ciudad cabecera. Allí habitaban José Ariel Benítez, de 32 años María Morlio, de 25 años, de la ciudad de Chajarí, y dos niños, de 6 y 8 años. Según se pudo saber se trataba de una pareja de cosechadores de frutas, que se desempeñaban en una quinta de la zona, publica el diario El Litoral de Corrintes.

Por causas que se investigan, Benítez habría dado muerte a su concubina, utilizando un arma de fuego, sería una escopeta, para luego él mismo intentar quitarse la vida.

Como consecuencia de ello, el hombre resultó con lesiones de carácter grave y luego fue trasladado al centro de salud local, pero finalmente lo derivaron al Hospital Escuela donde, según indicaron, permanece internado en muy grave estado.

Mientras que el cuerpo de la mujer presentó un disparo de arma de fuego y fue llevada a la morgue del hospital donde los médicos le practicaron un examen cadavérico, ya que no sería necesaria una autopsia.

En la finca también estaban los dos niños y la hermana de la víctima, quienes habrían sido testigos de lo ocurrido. En el lugar secuestraron varios elementos, como un rifle calibre 22, que habría sido utilizado para cometer el femicidio, y también celulares.

El médico José Areta, del hospital «Samuel Robinson» de Monte Caseros, quien examinó el cadáver de la mujer, expresó en declaraciones al canal 5 TV de Monte Caseros que «posiblemente el marido le haya pegado un tiro delante de los hijos» a la víctima «con un arma calibre 22, posiblemente».

De acuerdo con lo explicado por una fuente policial, la causa fue caratulada «homicidio doblemente agravado por el vínculo y por el uso de arma de fuego».

 

Revelan terribles detalles de sus padecimientos

«Antes que tenga la nena ya la venía maltratando», contó la hermana de la víctima oriunda de Gualeguaychú. «Una vez ya la había corrido con un cuchillo y a mi mamá hasta la arrojó de un tractor», reveló.

En la zona rural de Monte Caseros, en la provincia de Corrientes, se registró un brutal femicidio. Una mujer, oriunda Entre Ríos, fue asesinada con un arma de fuego por su concubino, quien luego intentó quitarse la vida al dispararse en la boca. La víctima fue identificada como María Morlio, de 25 años, oriunda de la ciudad de Chajarí.

Su hermana, Claudia Morlio, reveló detalle de hechos violentos que la misma venía padeciendo: «Antes que tenga la nena ya la venía maltratando. Esto no va a quedar así. Cómo le va a dar un tiro», expresó acongojada.

Y admitió que «en Chajarí ya tenían problemas. Después se separaron y volvieron a estar juntos».

«A mi mamá, que falleció hace siete meses, también la trataba así. Hasta la arrojó de un tractor cuando estaban cosechando», denunció la mujer y aseveró que María «nunca hizo la denuncia pero una vez ya la había corrido con un cuchillo. Y mi mamá impidió que pasara a mayores».

«Era una gordita hermosa, una chica con mucho amor que tenía toda una vida por delante», lamentó, a la vez que reveló que le había confesado que «José la tenía amenazada». El acusado es José Ariel Benítez, de 32 años.

Por su parte, Antonio Morlio, otro de los hermanos reveló que la víctima y el victimario «se conocieron en Chajarí. Después vinieron a trabajar a Monte Caseros y también siguieron las discusiones. Hacía unos dos años que estaban en Corrientes».

Asimismo, comentó que María tenía dos nenas, una de las cuales es hija del acusado. «La más grande tiene 8 y la otra 5 años. Me quiero llevar las nenas para Chajarí para cuidarlas. Las vamos a mantener nosotros», completó en declaraciones al medio AVC Producciones.