En la tarde de este viernes, el cuerpo del bebé fue entregado a sus padres para realizar la sepultura. El fiscal a cargo de la causa aguarda los informes de la morgue judicial.

Tras el fatal desenlace ocurrido este jueves en la sala de partos de un sanatorio privado, desde la justicia se realizaron varias acciones para reunir los elementos necesarios que esclarezcan las circunstancias que llevaron a la muerte de un recién nacido.

El fiscal Mauricio Guerrero, a cargo de la investigación, confirmó a MAXIMAONLINE que el cuerpo del bebé ya fue entregado a sus padres, pero que aún aguarda los informes escritos desde la Morgue judicial de Oro Verde, donde se realizó la autopsia para determinar la causa de su muerte.

Todo indicaría que un traumatismo de cráneo con posible fractura habría originado el fatal desenlace que fue relatado por el propio papá del bebé que se encontraba presente al momento del parto. Claudio, ahogado por el llanto, contó a MAXIMAONLINE que su mujer pujó con mucha fuerza ayudada por el personal que la asistía y su hijo salió del canal de parto como despedido, sin que nadie lo sostuviera, cayendo al piso donde se produce el golpe y lo que parecía un hematoma en su cabecita habría terminado con sus cortas horas de vida.

El bebé fue trasladado a Neonatología del Hospital Centenario y desde allí, luego de estabilizarlo, una ambulancia y personal médico del mismo partió hacia el Hospital San Roque de Paraná pero lamentablemente falleció en cercanías de Nogoyá.

El mismo personal realiza la denuncia en Policía de Nogoyá y desde allí se trasladan las actuaciones a Gualeguaychú.

El fiscal Mauricio Guerrero solicitó al Juez de Instrucción y Garantías Ignacio Telenta dos allanamientos para secuestrar en Pronto y hospital, todas las actuaciones médicas realizadas, medicamentos utilizados y elementos necesarios para iniciar la investigación y determinar responsabilidades en el personal que intervino en el parto. (Radio Máxima)