Yanina Lescano su compañera de celda contó que «reaccionó y la golpeó en la boca, para después azotarla contra el suelo».

Nahir Galarza protagonizó un nuevo episodio en la Unidad Penal Nº6 de mujeres de Paraná, donde cumple su condena por haber asesinado a disparos a quien era su pareja, Fernando Pastorizzo.

Una pelea con otra interna provocó un escándalo en la noche del miércoles y demandó la intervención de personal penitenciario.

Fuentes del penal, señalaron que la joven de Gualeguaychú, agredió a golpes en la boca a la interna Silvina Romero, a quienes sus compañeras caracterizan como «una mina que no es violenta, pero es grandota, no está para hacerla enojar».

El conflicto se generó, una vez más, por el uso de teléfono que las internas poseen para hablar con sus familiares desde el penal. «Nahir se colgó del teléfono a las 21 y nadie pudo hablar con sus familiares. Eso pasa un montón de veces y es el gran problema que tenía con sus compañeras en el otro pabellón», contó una interna.

Ante el reclamo de Romero para que dejara el teléfono, «Nahir reaccionó y la golpeó en la boca, para después azotarla contra el suelo», explicaron y agregaron que «después, Nahir dijo que las otras le pegaron primero. Pero es imposible, porque si Silvina le llega a levantar la mano a Galarza, la destroza porque es grandota. Después, nos enteramos que la guardia la enganchó a Nahir rasguñándose para tener marcas», contó la interna.

 

SU «HERMANA DE LA VIDA» LA DEFENDIÓ

«Yo estuve hablando con Yanina Lescano y me dijo que ella se metió en el medio para que Romero no reaccionara, pero que Nahir le pegó primero. Todas las del pabellón tuvieron que ir a declarar y todas dijeron lo mismo: que Galarza no largaba el teléfono, y después se lo tiró en la cara (a Romero) y luego lo azotó en el suelo», dijo la interna.

Agregó que «ahora, está en la habitación de aislamiento y se lleva todas sus cosas por miedo a que le roben. El problema es que ahora, nosotras no tenemos teléfono para hablar con nuestros familiares», contó.

R2820 / El Once