La Justica de Concepción del Uruguay, dispuso la prisión preventiva para el sujeto que atacada con una escopeta recortada a un hombre y lo lesionara de una perdigonada, resultando herida también la hija de la víctima de un solo un mes de vida, a la que tenía en brazos en ese momento.

Se trata de Leonel Alberto Lescano, de 21 años, apodado hueso, quien es representado por el doctor Félix Pérez, en la causa que lleva adelante el fiscal Juan Pablo Gile.

La audiencia ante la jueza de Garantías, doctora Melisa Ríos, dio comienzo con la presentación de las partes, seguido del alegato fiscal, en el cual se dio detalles de los hechos ocurrido el pasado 7 de diciembre, en horas de la tarde, frente al domicilio de calle Doctor Lacava al 300.

El doctor Gile dijo “Lescano llegó al lugar en una bicicleta, encontrando al dueño de casa, Mario Ernesto Arévalo con su hija de un año en brazos, extrayendo un arma tipo pistolón de entre sus ropas, abriendo fuego contra ambos, desde unos 3 o 4 metros de distancia, con evidente intención de darles muerte, para luego escapar”.

Continuando el relato el representante del Ministerio Público, explicó las lesiones sufridas por la menor y su papá, destacando que la beba presentaba perdigonada en la zona abdominal, rostro y un brazo, pero no de gravedad, en tanto que Arévalo presentaba lesiones en rostro, tórax y hombre derecho, debiendo permanecer internado con drenaje pleural, en el hospital Urquiza, hecho que llevó al órgano acusador a imputar el delito de “Homicidio simple en grado de tentativa” dos hechos.

De acuerdo a las averiguaciones practicadas, el incidente se produjo luego de que la víctima se negara momentos antes a prestarles dinero a su propio hermano y a Lescano que o acompañaba, tras lo cual ambos se fueron, pero el acusado regresó y le disparó.

Foto: 03442

El fiscal sostuvo que existen riesgos procesales, como el de fuga y entorpecimiento, debiéndose velar por la seguridad de la víctima y los testigos de la causa, destacando que no se entregó y que tuvo tiempo suficiente para ocultar el arma usada, por lo que solicitó la prisión preventiva por 60 días, esperándose que la víctima pueda declarar y ver la posibilidad de realizar una rueda de personas.

A su turno la Defensa, a cargo del doctor Pérez, señaló que el pedido fiscal no tiene sentido y que “en la actualidad la prisión preventiva en los Juzgados de Garantía, es la regla y no la excepción”.

También calificó de “desproporcionada” la calificación de fiscal, ya que el informe médico indicaría que ninguna de las víctimas tuvo riesgo de vida, agregando que no existen los riesgos mencionados por la parte acusadora, recalcando que tiene trabajo fijo y con esta medida corre riesgo de perderlo, al tiempo que destacó que no hubo intento de evadir a la Justicia, sino que esperó para nombrar un abogado.

Finalizando el doctor Pérez, en su efusivo alegato mencionó que su cliente es el que está en riesgo, ya que hay datos de que lo estaban buscando los familiares de Arévalo y es a él a quien se le debe proteger y dar las garantías de una legítima defensa, por lo que solicitó la libertad.

Escuchadas las partes, la doctora Melisa Ríos, dispuso hacer lugar al pedido de la Fiscalía, considerando que están dadas las condiciones a esta altura de la IPP para sostener la autoría del hecho y consideró que era válido el argumento fiscal respecto a los riesgos procesales, por lo que ordenó los 60 días de prisión preventiva, ordenando que los primeros 30 días, permanezca en la Comisaría Primera y luego sea derivado a la UP4 de ciudad.

Fuente: 03442