Foto: La calle

Roberto Carlos Assandri, Juan Ignacio Vidolini y Guillermo Ocampo, están acusados de los delitos de “Robo calificado por uso de arma de fuego, privación ilegítima de la libertad y amenazas coactivas” todo en concurso real, de los que fueron víctimas a Luciano Orcellet, Rodrigo Rodríguez y Tomás Morales.

Los hechos ocurrieron en horas de la noche del 2 de marzo, cuando las víctimas estaban en un Renault Clío en la zona de Prefectura, instante en el cual llegaron .los acusados en un Ford Escort blanco. Fue allí que Roberto Asandri bajó quien le exigió a Orcellet, conductor del Clio, la devolución de 10 mil dólares.

En ese momento, el agresor obligó al joven a salir del auto y cuando intentaba subirlo al Escort, este escapó, siendo perseguido mientras efectuaba disparos con un arma de fuego por la espalda.

Luego, el sujeto volvió sobre sus pasos y fue hacia los acompañantes de Orcellet, advirtiéndoles que ellos no vieron nada.

Este martes, finalizada las declaraciones de testigos e incorporadas las pruebas, se dio inicio a los alegatos, luego de que declararan los imputados Juan Vidolini y Roberto Assandri.

En su declaración, Vidolini narró cómo fueron los hechos desde el momento en que salió a dar unas vueltas con la camioneta de Assandri en los primeros días del mes de febrero de este año conjuntamente con Guillermo Ocampo, Tomás Morales y Luciano Orcellet. También contó cómo tomó conocimiento del faltante del dinero y que, al sentirse con cargo de conciencia de dicha faltante, comenzó a “investigar quienes pudieron sustraer los 10.000 dólares que tenía Assandri en la camioneta. Fue así que se contactó con Ocampo y empezó a localizar a Morales y, posteriormente, a Orcellet. En un primer momento, Vidolini confesó que apretó a los nombrados y que ellos (Ocampo, Morales y Orcellet) por separados (nunca estando los tres juntos) se culpaban el uno con el otro. Por ese motivo, Vidolini reconoció y declaró lo que ocurrió el día 2 de marzo, tal cual lo describieron las víctimas, y más, ya que revela que tenía una relación de amistad con Orcellet y con Ocampo, y que se sintió traicionado por la faltante del dinero (que era de Assandri, no suyo) y por quebrantar la confianza que les tenía a Orcellet y a Ocampo. Por otro lado, Vidolini se hizo cargo de la sustracción del celular de Orcellet, pero que en honor a la verdad, sustrajo el celular para que no llamen a la policía, y no para beneficiarse como si fuera algo robado. Es decir, nunca quiso cometer el delito de robo. También confesó Vidolini, que él se descartó del arma utilizada.-

Assandri también confesó y reconoció los hechos de apriete, justificando que le faltaba el dinero que estaba ahorrando para comprarse un terreno para su familia. Narró cómo llegó a la conclusión de que su mujer no había sacado el dinero y que le transmitió a Vidolini su preocupación por la faltante del mismo. Ante esa situación, no sabía que Vidolini había emprendido la investigación para saber quien fue el que se hizo del dinero; pero que el día de los hechos Vidolini lo llama y le dice que tenía a las personas que supuestamente pudieron robarlo. En el ínterin del desarrollo de los hechos de amenazas, Ocampo le dijo a Assandri que Orcellet había comprado una moto; que, a su vez, Orcellet quería cambiar dólares, que había viajado al exterior y que había comprado droga. Esto enfureció aún más a Assandri y todo se le fue de las manos. En definitiva, confesó los delitos de amenazas pero no el robo calificado, ya que su intención era recuperar el dinero, no robar.-

 

La Fiscalía

En su alegato, el fiscal Juan Pablo Gile entendió que todos los hechos de connotaciones delictivas imputados estaban probados, basándose en la declaración de Orcellet, Morales, Rodríguez, Urquiza y la confesión de Ocampo en la etapa de la investigación penal preparatoria. Relacionó el arma utilizada en los hechos con el arma encontrada ese mismo día en calle Presbítero Metz (cerca del Ejercito), valorando la pericia realzada al arma y a los cartuchos de balas hallados en el allanamiento de la morada de Assandri. También valoró extensamente los antecedentes penales de los imputado Vidolini y Assandri, solicitando una pena unificada de 10 años de prisión para el primero y de 9 años de prisión para el segundo, y que se los declare reincidente. Para Ocampo, pidió 3 años de prisión, de cumplimiento condicional, entendiendo que su participación en los hechos de privación ilegítima de libertad agravada y amenazas era necesaria.-

03442