El chico venía hablando por teléfono con su madre cuando tres jóvenes lo atacaron y golpearon mientras ella escuchaba lo que estaba sucediendo con su hijo.

Ocurrió en la esquina de Santa Fe y Jujuy pasadas las seis de la mañana de este domingo. Lo patearon y golpearon mientras le pedían la ropa y sus pertenencias.

Lautaro tiene 17 años y había salido con sus amigos. Al regresar, unas cuadras antes de llegar a su casa, se separaron y el continuó caminando solo. Como siempre lo hace cada vez que sale, sacó el teléfono y llamó a su madre a manera de protección y también para decirle que ya estaba cerca del hogar.

Al llegar a la esquina de calles Santa Fe y Jujuy, fue sorprendido por tres jóvenes que lo rodearon y comenzaron a golpearlo, mientras lo tiraron al piso y lo pateaban para que les entregara todo lo que llevaba. Pese a que el chico no se resistió, no dejaban de agredirlo, hasta que le sacaron unos doscientos pesos que llevaba y huyeron del lugar. La mamá de Lautaro estaba corriendo a socorrerlo ya que había escuchado todo lo sucedido, al tiempo que dio aviso a la policía pidiendo auxilio.

Al llegar y ver el estado en el que habían dejado a su hijo, decidió salir en busca de los agresores, pero la patrulla que llegaba la contuvo y fueron ellos quienes lograron detener a uno de los tres integrantes del grupo que ya se había dispersado.

Trasladado a Jefatura se comprobó que el mismo tiene 17 años y se domicilia en la zona del Barrio Munilla.

Lautaro fue revisado por el médico policial de turno y afortunadamente no tuvo lesiones de gravedad, aunque deberá guardar reposo por los golpes en las costillas y su cara. (Máxima Gchú.)

DEJA UNA RESPUESTA