Según los analistas inmobiliarios, a la coyuntura económica del país se sumó la inquietud de los compradores y vendedores por el caso Vicentin. Los empresarios inmobiliarios destacaron que las operaciones de venta continúan frenadas.

Operadores del mercado indicaron que continúan las dificultades que afectan al negocio inmobiliario rural como las limitaciones para recorrer los establecimientos, los registros cerrados y las diferentes expectativas entre inversores y vendedores.

Además, agregaron que hoy en día los índices de compra de actividad «se enfriaron» por el caso Vicentin, ya que los operadores ven «una amenaza sobre la propiedad privada que genera inquietud más allá de lo económico».

El analista inmobiliario y presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), Juan José Madero, explicó que las operaciones están «muy retraídas» ya que los propietarios no tienen urgencia por vender y no están dispuestos a convalidar una baja importante en los valores.

Y agregó: «Hoy en día tenemos un nuevo inconveniente que es la cuestión de Vicentin y esta amenaza de expropiación, de intervención del Estado sobre la propiedad privada o yendo por encima de un proceso judicial. Esto genera mucha inquietud en los operadores más allá de lo económico», destacó.

Con respecto a los alquileres de campos, tanto agrícolas como ganaderos, Madero explicó que continúan «firmes y demandados», en las mismas condiciones que el año pasado.

«La explicación es que estas operaciones se hacen en pesos, entonces los tenedores de moneda argentina pueden colocarlos fácilmente por esta vía y por la compra de hacienda también», afirmó.

En tanto, Roberto Frenkel Santillán, referente del sector, aseguró que los controles a raíz de la pandemia se hicieron más estrictos, lo que conlleva dificultades para la movilización de los agentes inmobiliarios rurales.

«Sumado a esto, tanto el Registro de la Propiedad como Catastro están cerrados, lo que trae dificultades prácticas para revisar los campos. Además, hay mucha preocupación por la política en general: los negocios aun no se concretan y cuando se realicen, se van a concretar en valores bajos o inferiores pre-pandemia. Las operaciones son muy aisladas y el mercado está casi paralizado», concluyó.

Canal Rural – TN Campo