El legislador se jactó de su “sensibilidad social” por el hambre que sufren los niños, provocando el gran malestar e indignación en militantes, dirigentes y vecinos que le recuerdan ser uno de los legisladores mejores pagos de la cámara baja y su paso por los estrados de familia.

“Para terminar con el hambre, nos comprometemos y trabajamos en equipo”, fue el titular del comunicado de prensa del diputado provincial Diego Lucio Nicolás Lara para referirse a la vista del ministro de desarrollo social nacional, Daniel Arroyo, con motivo de la implementación en toda la provincia de la tarjeta alimentaria.

Sus declaraciones no quedaron allí, sino que también se mostró entusiasta por el “momento histórico” que le toca vivir, en el cual “contamos con mucha sensibilidad social para atender las necesidades de los que menos tienen y más necesitan de la presencia del Estado”.

Manifestaciones públicas las del diputado de María Grande que provocaron un gran revuelo en militantes y dirigentes peronistas y vecinos de su localidad que se mostraron indignados y enojados.

No es para menos si se tiene en cuenta que estos recordaron cuánto dinero mensual se destina del erario público para mantener al legislador provincial.

Recientemente en otra publicación se hacía eco de la bronca en los legisladores peronistas por los montos en contratos a los que había accedido Lara, el oriundo de la localidad entrerriana de María Grande, es uno de los mejores pagos, uno de los más beneficiados en la cámara baja.

Es uno de los apuntados por los dirigentes del peronismo de Paraná Campaña como responsable de la derrota en el departamento, Lara, como principal referente de su ciudad, no solo perdió en su ciudad en las nacionales, sino también para las candidaturas locales, un bastión peronista que dejó de serlo.

A pesar de su enorme responsabilidad en el fracaso electoral, Lara es premiado, no solo con las mejores condiciones económicas en la legislatura,  también es un privilegiado en cuanto a la repartija de cargos provinciales, familiares, amigos y afines han ingresado como funcionarios a instancias del diputado en distintas reparticiones.

De ingresos mensuales, como ya lo habíamos publicado, Lara se lleva 800 mil pesos en contrataciones y 240 mil de sueldo, más de un millón le sale a los entrerrianos costear al diputado de María Grande.

El enojo de sus pares peronistas no venía por su exorbitancia, de ninguna manera, sino que estuvo motivado en sentimiento de escases, de carencia, sobre los montos que le habían correspondido.

El sueldo es el mismo, sin embargo, existen diferencias en los montos asignados para las contrataciones: al resto le correspondió 400 mil pesos mensuales.

Enterados de estas desigualdades pusieron el grito en el cielo, motivando el pedido de nivelar hacia arriba, de mejoras en virtud, se escuchó en el bloque del PJ de  la cámara baja provincial, de que los compromisos políticos que tienen incumplidos son muy grandes.

La suerte parece estar inclinada para estos legisladores, sobre todo con las polémicas leyes que el Gobierno anunciará con fuertes reformas jubilatorias  y que  ingresaran en diputados, como cámara de origen.

Pero volviendo al tema de Lara y la polvareda que levantaron sus declaraciones, aquella cifra mencionada destinada mensualmente para el diputado (más de un millón de pesos), recaló hondo en la conciencia de militantes, dirigentes y vecinos sobre todo de María Grande que hoy se lo sacan a relucir al diputado provincial cuando habla de “sensibilidad social con los que menos tienen”.

No es el único archivo que estos le sacaron a relucir a Lara después de que el mismo difundiera sus propias declaraciones que con tanto ahínco le dedica al hambre de los niños.

Aquellos contrastaron con la realidad del hoy legislador en la época de su segundo mandato como intendente de María Grande

Allá por el 2007 Lara, recordaron vecinos, militantes y dirigentes, Lara fue llevado a la Justicia por el pago de la cuota alimentaria de sus hijos menores.

Imagen enviada por un lector

Una causa que, indicaron, provocó un escándalo en la localidad y que también le enrostraron al diputado cuando presidió el recordado y trunco juicio político al presidente del Superior Tribunal de Justicia, Carlos Chiara Díaz.

Un Lara que genera el rechazo de sus propios vecinos, como también de dirigentes y militantes peronistas, por la exorbitancia de sus ingresos mensuales, por los beneficios que viene obteniendo, los cuales contrastan enormemente con su mentada “sensibilidad social” y “compromiso para combatir el hambre”,.

Un diputado que, a pesar de que se le sale a los entrerrianos más de un millón de pesos, es uno de los legisladores que justifica el descomunal aumento de impuestos y el durísimo ajuste previsional para reducir el déficit del Estado.

Fuente: davidricardo.com.ar