Un comerciante de 34 años que hace 8 días abrió su local de venta de electrónica debió bajar las persianas tras afrontar una pérdida económica de unos 35 mil pesos, ya que se le hace imposible afrontar a causa de un robo que sufrió en la madrugada.

Según relató Nazareno Cepeda a ElDía, un hombre que afronta una enfermedad de nacimiento que lo obliga a estar en una silla de ruedas, delincuentes barretearon los candados del comercio situado en Gervasio Méndez al 2300 y se llevaron un parlante portátil y una desmalezadora.

“En total perdí 35 mil pesos, porque a eso que se llevaron hay que sumarle los gastos de la bajada del medidor y el alquiler”, señaló el hombre que como remedio a esto decidió cerrar y trasladar la venta a su casa.

“Primero vendíamos ropa y ahora nos cambiamos de rubro, y era la primera vez que poníamos un negocio (a la calle), pero no nos dieron tiempo”, indicó. Fue su mujer la que indignada relató que habían sido víctima de un robo: “mi esposo está en silla de ruedas y él quiso hacer algo para darle de comer a nuestro hijito”.

El hecho se produjo durante la madrugada y fue una vecina la que alertó lo sucedido. Los delincuentes arrancaron los candados, partieron el vidrio y se llevaron el parlante que tiene un valor que ronda los 13.500 pesos y la desmalezadora unos 7.500. “Decidimos traer todo a nuestra casa y seguir desde acá con la venta”, mencionó Cepeda con gran indignación e impotencia. (ElDía)