José Antonio ‘Negro’ Ascona, el dueño de la fórmula de la N°1, reconocida gaseosa en todo el departamento Uruguay y sus alrededores, falleció después de sufrir una larga enfermedad.

La popular bebida sin alcohol nació en 1920 en Concepción del Uruguay de la mano de la firma Bidar y Suilar, inventores de la fórmula. En aquel entonces se llamaba Sidra N°1, por ser la primera gaseosa hecha en el Departamento.

En 1972 compró la fórmula José Ascona. En octubre de 1976 se inició la fabricación en Urquiza y Neyra, en Basavilbaso, casa –en ese momento- del ‘Negro’. En ese instante trabajaban unas 20 personas en su elaboración. Se comercializó en todo el departamento Uruguay y se expandió a Colón y Villa Elisa.

Su sabor inigualable era de naranja a base de jugos cítricos. La consumían desde los más chicos hasta los más grandes y a todos los que tomaron la N°1 les quedó alguna anécdota y su sabor inolvidable. Se fabricó hasta 2002. En esos momentos estaba en un receso de fabricación con una pronta posible continuidad.

Tiempo después, a comienzos de 2003, la emblemática gaseosa, de la mano de Gustavo Ascona, hijo de José, nuevamente ganó la calle, pero, esta vez, envasada en otra provincia, Santa Fe.

La Nº1 llegaba a la mesa de los basavilbasenses con otra estética y en un moderno envase de poli-etil-tereftalato (PET), situación que, a fines del 2001 y comienzo de 2002, en los tiempos del corralito, se tornó imposible para empresarios, sin suficiente capital, continuar envasando en material descartable, hasta que las marcas líderes retomaron la comercialización con envases retornables.

Desde mayo de 2013, Gustavo Ascona anunció que “con la misma fórmula, la elegida por la gente, pero con otro nombre, M21 La Sidrita, regresaba a la mesa de las familias de todo el departamento Uruguay. (La calle)

Escucha aquí ((GÉNESIS 102.5 FM)) Clásicos las 24 horas!