Vendió «de palabra» las pertenencias de su madre fallecida a un religioso «amigo». El «guía espiritual» ahora lo trata de «enfermo mental» y por su engaño le sacaron el medidor de la electricidad.

Jorge Roberto Kammerman Osorio, un jubilado de 50 años y director del semanario «El Vespertino», denunció que fue estafado por un pastor evangélico que lidera la Iglesia Nueva Vida, ubicada en el barrio de Zapata en Concepción del Uruguay.

En diálogo con cronica.com.ar, Osorio reveló que mantiene una amistad desde hace dos años con el religioso Oscar «Cacho» Sinner. Razón por la cual, luego de la muerte de su madre, decidió venderle «de palabra» algunas de las pertenencias que se encontraban en el domicilio de la difunta.

Según la denuncia radicada en la Jefatura Departamental de la Provincia de Entre Ríos, hace tres meses Sinner compró al periodista «un generador Villa de 750 watts a 5 mil pesos, dos bibliotecas de madera a 3 mil pesos, mil pesos de elementos varios, 500 pesos de dos tulipas de porcelana y un auto Fiat Duna por 40 mil pesos». En total, la cifra de las ventas asciende a 49.500 pesos.

Sin embargo, el argentino asegura que Sinner sólo le pagó «la mitad del coche» (20 mil pesos) y luego «se borró».

«Es un croto que le gusta vivir de la gente, siempre me prometía que me iba a pagar pero cuando le reclamé los 29.500 pesos que me debe, me llamó loco y me dijo que soy un enfermo mental», estableció.

«Me eliminó de las redes sociales, no contesta mis llamados y le dice a todos mis conocidos que estoy mintiendo, que él nunca me compró nada», expresó Osorio.

Además, el dueño de El Vespertino relató que, también por el accionar del pastor Sinner, se quedó sin energía eléctrica en su hogar desde hace un mes. «Yo tenía sobregirada la tarjeta y él me dijo que me iba a pagar mil pesos. Se llevó la boleta y me afirmó que se encargaba él pero nunca la pagó, entonces me vinieron a sacar el medidor. Ya no tengo luz y uso velas en mi casa», manifestó.

A raíz de los gastos que le genera no tener electricidad en su hogar, Osorio estima que «entre las velas, lo gastado en el lavadero, los 8 mil pesos que sale poner un nuevo medidor y los sueldos de la gente del semanario que pago con préstamos a tasas de interés altísimas», el pastor le debe un total de 150.320 pesos.

El periodista sostiene que se encuentra dolido por la traición de quién era su «amigo y guía espiritual». «Yo confiaba plenamente en él», expresó. Y concluyó: «yo no voy en contra de la Iglesia Nueva Vida o de los creyentes, sino contra este chanta que jode a la gente».

Si bien en redes sociales hay quienes manifiestan su apoyo a Osorio y le desean que se solucione la problemática rápidamente, otros desconfían de que el pastor «Cacho» haya sido capaz de estafarlo y lo defienden ante las acusaciones del jubilado.

Fuente: Ahora