El emprendimiento familiar de Espinillo Norte compartió con Elonce, las fotos y video de «la orgullosa mamá», dijeron Rosario y Federico, los propietarios del establecimiento. Afirman que no es la primera vez que sucede.

Una oveja tuvo tres borregos y sorprendió a los propietarios del emprendimiento familiar dedicado a la producción ovina en el departamento Paraná, supo Elonce. «Por lo general, las ovejas tienen uno o dos corderos por preñez y por eso el caso es raro», contaron Rosario Schenone y Federico Apaz.

Toda la familia colabora en el cuidado de los animales en la época de parición y sus tres hijos, quienes van a la escuela secundaria, colaboran con las tareas en sus tiempos libres. Los productores contaron a Elonce que «el año pasado tuvieron una oveja con trillizos y este año se repitió el suceso».

La directora de escuela rural y su marido, el ingeniero, llevan adelante el trabajo en el establecimiento productivo junto a sus tres hijos. «Las ovejas tienen sus crías en esta época del año y necesitan de un especial cuidado, tanto en la alimentación como en el monitoreo de los corderos que van naciendo», afirmó Rosario a Elonce y explicó que «en algunos casos, cuando no se alimentan naturalmente de sus madres, se les debe dar la leche en mamaderas hasta que crecen y comienzan a consumir pastura».

 

Los «trillizos» que nacieron en 2018.

«La esquila se hace cuando comienza el verano y se aprovecha para hacer sanidad a los animales», señalaron los productores ovinos y agregaron que «se los prepara para la reproducción en el que cada raza es separada en diferentes lotes de campo».

El establecimiento «La Blanca», está dedicado a la producción ovina, y se encuentra 30 kilómetros de la capital entrerriana, en la zona rural de Espinillo Norte.

 

Rosario y Federico.

El emprendimiento tomó impulso en 2016, cuando la familia accedió a un crédito en el marco de la Ley de producción ovina. En ese año, comenzaron con 60 animales y 30 hectáreas; mientras que en la actualidad, la cabaña cuenta con 200 ovejas de razas «Texel» y «Hampshire Down».

«Es un trabajo en el que hay que estar todos los días. En esta época de mucho frío, se torna difícil porque se debe estar pendientes de los corderos, pero eso, nos da la seguridad de tener una buena producción», indicaron los productores ovinos.

El Once