Tras conocerse el segundo decreto reglamentario firmado por el gobernador Gustavo Bordet, que redujo a 100 metros las aplicaciones terrestres y a 500 metros las aéreas, desde la Coordinadora Basta es Basta anticiparon que apelarán ante la Justicia.

Así lo confirmó la presidenta del Foro Ecologista de Paraná, Lucía Ibarra Bouzada, quien rechazó varios de los puntos del Decreto Nº 2.239. La activista consideró, en primer lugar, que la resolución tiene muchas semejanzas con el anterior decreto: “En algunas cosas es peor: por ejemplos las distancias que se ponen son respecto al casco de la escuela, es decir el centro de la escuela. Antes era a partir de donde terminaba el perímetro de la escuela”.

Ibarra Bouzada también planteó reparos sobre la clasificación que se realiza sobre los plaguicidas y su grado de toxicidad. “Es con respecto a una toxicidad aguda, es decir con respecto a los problemas de salud que la persona presenta al momento de la aplicación. En cambio, nosotros planteamos problemas a largo plazo, lo que supone una toxicidad crónica: la genotoxicidad son pequeñas dosis a lo largo del tiempo”, dijo.

La Coordinadora también atacó la falta de sustento científico para demostrar la conveniencia de los cambios implementados. “Dijeron que trabajaron con gente del INTA, del Conicet, de Salud, de Agronomía, pero desconozco en realidad si fueron trabajos científicos o si fue un criterio profesional que tomaron las personas consultadas. Tampoco dicen quiénes fueron esas personas. Para mí fue más un criterio personal de cada profesional que un trabajo científico publicado”, observó la ambientalista.

Si bien se deben consensuar acciones entre las diferentes organizaciones, porque se debe recordar que al Foro Ecologista se sumó Agmer al reclamo judicial, la Coordinadora Basta es Basta adelantó que es casi un hecho que se presentará un nuevo amparo. “Entendemos que se sigue incumpliendo con lo que se había pedido, aunque estamos todavía evaluando qué medidas tomar. Seguramente en las próximas horas sacaremos algún comunicado”, advirtió.

“La sentencia judicial decía que las nuevas distancias debían tener evidencia científica o trabajos hechos por los ministerios. Y sabemos que los trabajos no están, porque fue muy poco el tiempo para hacer algún tipo de presentación. Si no hay una evidencia científica que demuestre que a menores distancias iba a tener el mismo efecto que los 1.000 metros, entonces no se estaría cumpliendo”, afirmó Ibarra Bouzada.

El Día de Gualeguaychú