El Ministerio Público Fiscal no habría quedado muy conforme con el dictamen del Tribunal de Juicios de Gualeguaychú respecto de un caso ocurrido el 2 de marzo en Urdinarrain. Para los jueces la víctima murió por una infección intrahospitalaria y no por la golpiza que lo envió al Hospital.

Final polémico para el juicio contra Rodolfo Altuna por la muerte de José Miguel Larumbe. El Tribunal presidido por Arturo Dumón creyó que el testimonio dado en el juicio por el médico forense fue suficiente para certificar que el hombre de 58 años no murió a causa de los golpes y graves lesiones que le causó el acusado, sino que el fallecimiento se debió a una falla multiorgánica a causa de una infección hospitalaria contraída en la neumonía que sufrió en su conexión al respirador.

Todo se inició el 2 de marzo por la noche, mientras Larumbe se encontraba sentado sobre el frente de un kiosco en calle Inchausti 391, en Urdinarrain. Se pronto se acercó Altuna y se inició una discusión,  aparentemente por una vieja rencilla entre ambos. La situación se puso más violenta y Altuna comenzó a golpear a Larumbe, que se encontraba alcoholizado, hasta dejarlo inconsciente.

Fue llevado al Hospital Centenario y durante toda su internación nunca se pudo recuperar. Sufrió fractura de macizo facial, fractura de cavidad orbitaria con partículas óseas desplazadas en su interior, pero más allá de las lesiones que recibió, su deteriorado estado de salud y su edad, no ayudaron a que el hombre pudiera salir adelante. Tras permanecer un tiempo en Terapia Intensiva, fue alojado en la Sala 3 del Hospital Centenario y el 12 de abril por la mañana falleció.

Altuna fue detenido en la pelea y posteriormente se le dictó una prisión preventiva, que tras cumplirse se prorrogó a una medida domiciliaria. Había sido imputado por tentativa de homicidio, pero tras la muerte de Larumbe, la figura cambió y se lo llevó a juicio por homicidio simple.

En el juicio, el Ministerio Público Fiscal argumentó su pedido de pena por homicidio simple, porque consideró que el deceso de Larumbe estaba relacionado directamente con los golpes que le propinó Altuna, pero el Tribunal no lo creyó así porque para los jueces esta imputación fue parcialmente probada en el juicio. Es decir, que la muerte haya sido provocada por la violencia de los golpes.

En consecuencia de esto, la Justicia de Gualeguaychú condenó a Altuna a la pena de 6 años de prisión efectiva por el delito de homicidio en grado de tentativa. Restan conocer los argumentos del Tribunal, pero es muy factible que este dictamen sea llevado a una siguiente instancia judicial. (El Día)

DEJA UNA RESPUESTA